Picture of a dove

Alcanzando A Los Perdidos Con La Verdad De La Palabra De Dios

  1. Home
  2. Revistas
  3. Programas Radiales
  4. Fundamentos
  5. La Santa Biblia
  6. Abril Chart
  7. BOSQUEJOS MAESTROS DE LA
  8. Dibujos Bíblicos
  9. Envíanos sus preguntas y peticiones para oración
  10. Suscribirse a las revistas es gratis
  11. Como Estudiar La Bíblia
  12. La Historia de Assemblea de JesuChristo - Durante Los Siglos
  13. Treinta Cinco Razones A No Pecar
  14. nueva! ¿Qué pasa con los pecados del creyente?
  15. Otros Idiomas

¿Qué pasa con los pecados del creyente?

Pregunta: Siendo que por la gracia de Dios nuestros pecados son perdonados, ¿Son olvidados por Él o todavía existen en un lugar a ser recordados un día?

Para entender la pregunta tenemos que comenzar mirando brevemente como el alma es salvada del infierno y como obtengamos perdón de pecados.

Desde Adán, cada persona nacida es nacido pecador siendo que hemos recibido la semilla pecaminosa de él. Siendo que el Creador es perfecto en Su santidad y no puede estar en la presencia de pecado, a morir, un pecador no arrepentido, no salvo por creyendo en la sangre derramada de Jesús en la cruz, no puede aparecer en Su presencia. Por esta razón Dios creó un lugar en el mundo invisible para contener las almas de los pecadores no arrepentidos hasta aquel día, en el futuro, de juicio donde cada pecador recibirá un justo juicio antes a ser tirado en el lago de fuego, el infierno final. Aquel juicio se llama “El Juicio del Gran Trono Blanco”, Revelación 20:11-14.

Aquel juicio vendrá después de siente años de Tribulación lo que ha de venir sobre esta tierra entera durante aquel tiempo Dios ha de juzgar los habitantes del mundo por su rechazamiento de Su Hijo, Jesús el Cristo.

Inmediatamente aquellos siete años de juicio mundial, Jesús vendrá con los redimidos de todas las edades pasadas para formar mil años de gobierno perfecto con Él como el Rey.

Terminado aquel período vendrá aquel “Juicio del Gran Trono Blanco” donde todos de los pecadores de todas de las edades serán juzgados por la cantidad de sus pecados cometidos para recibir su grado de castigo en el infierno final, el Lago de Fuego, Revelación 20:14, 15. (No hay nadie en aquel lugar todavía siendo a morir el alma del pecador entra el lugar de tormento en el mundo invisible llamada el Seol-Hades, donde está dos compartimentos, uno de consolación y el otro de tormento donde esperan la resurrección final. El compartimento de consolación fue vaciado el día cuando Jesús resucitó y llevó los habitantes hasta el Tercer Cielo. Después de aquel día al morir, el alma de los salvos van directamente al Tercer Cielo donde tienen un “cuerpo espiritual” esperando aquel día cuando Jesús vendrá otra vez a esta tierra para establecer Su reino de mil años).

En Revelación 20:13 leemos: “Y el mar entregó los muertos (los cuerpos) que estaban en él, y la Muerte (el panteón) y el Hades (el mundo invisible) entregaron los muertos que estaban en ellos, y fueron juzgados, cada uno según sus obras.

Pero, la gran pregunta es: ¿Qué pasa con los pecados de la persona que ha arrepentido y ha recibido a Jesús como su Salvador?

La única manera para recibir la salvación de su alma del infierno es por dejando la vida de pecado, y recibiendo a Jesucristo como el único Salvador, confiando que Él, aquel día en la Cruz, tomó todos de nuestros pecados sobre Sí Mismo. En tal momento, cada pecado que uno ha cometido desde su niñez es perdonado. Los pecados que el creyente comete pueden ser perdonados por confesión, 1 Juan 1:9. Si no son confesados serán revelado en un día de juicio que ha de venir en el futuro llamado el “Tribunal de Cristo”, Romanos 14:10 y 2 Corintios 5:10. Aquel “juicio” no determine salvación siendo que solamente los salvos estarán, pero determine las cantidades de bendición, o la pérdida de bendiciones durante la eternidad futura sobre esta tierra que será renovada y hecha perfecta como desde el principio antes que pecado entró en el mundo por Adán.

Véase lo que dice la Palabra de Dios al pecado arrepentido: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebelones”, Salmo 103:2. El profeta Isaías escribió:“....por echaste tras tus espaldas todos mis pecados”, 38:17. Luego Dios dijo en Isaías 43:25 “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”. Sí, cuando recibimos a Jesús como Salvador, ¡todos nuestros pecados son quitados y olvidados!

¿Qué hemos aprendido? ¿Puede el creyente pecar? Sí, siendo que todavía estamos en un cuerpo carnal somos tentados a pecar día tras día. Tenemos que escoger: ¿Pecar o no pecar? Si pecamos, somos castigados por nuestro Padre Celestial, pero no podemos perder nuestra salvación. Si uno desea las bendiciones de Dios en esta vida, ha de vivir según las enseñanzas de las Escrituras.

En este cuerpo carnal, cada creyente se cae en pecado de vez en cuando, pero inmediatamente debe confesarlo, recibir el perdón y sigue adelante viviendo la vida cristiana.

© Copyright 1970-2017 Hojasdeoro.com
All Rights Reserved
For more information feel free to contact us.
jimnelson25@gmail.com
HojasdeOro is ©1970-2017, Mexican Baptist Gospel Outreach
"LESSONS" are ©1985 The Christian Life Bible Master Outlines, Porter L. Barrington
Editor Bro James Nelson:jan25@cox.net
Web design : MRG